Por qué el cancerígeno Formaldehído está dentro de tus cosméticos

Puede ser que tus cosméticos contengan una substancia cancerígena? Y lo que es peor, puede que esté también en los artículos de higiene de tus hijos?

Pues tal vez sí. Según los datos de la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EEUU, casi 1 de cada 5 productos cosméticos contienen una sustancia que genera formaldehído, un carcinógeno humano conocido. Tanto el gobierno de Estados Unidos como la Organización Mundial de la Salud han clasificado el formaldehído como carcinógeno cuando se inhalan sus vapores. También es un irritante de la piel y potente alérgeno.

Sin embargo, aunque el fabricante haya puesto una pequeña cantidad de esta substancia dentro del envase para prolongar su conservación, la etiqueta del producto no le informará de si el formaldehído está presente. ¿Cómo puede ser? Las empresas de cosméticos, en general, no volcan el formaldehído puro en sus fórmulas. En cambio, toman una ruta indirecta mediante el uso de lo que ellos llaman "sistemas conservantes" , donde utilizan cualquiera de los diversos productos químicos llamados "liberadores de formaldehído". Estos son productos químicos que, cuando se añade al agua, se descomponen lentamente con el tiempo para formar moléculas de formaldehído. Algunos fabricantes prefieren este método, ya que actúa como una cápsula de liberación temporal, el mantenimiento de un nivel bastante constante del preservativo en la mezcla. Las reacciones que generan formaldehído se producen en silencio mientras los productos se colocan en los estantes de las tiendas o los armarios de baño.

Si quieres asegurarte de que tu producto no contenga una sustancia química que libera formaldehído, tienes que repasar cuidadosamente las etiquetas y evitar aquellos cosméticos que incluyan:

  • Hidantoína DMDM
  • Hmidazolidinil urea
  • diazolidinilurea
  • Quaternium-15 Bronopol ( 2 - bromo - 2 - nitropropano - 1 , 3-diol)
  • 5-Bromo-5-nitro-1,3-dioxano
  • hidroximetilglicinato

¿Si el formaldehído es tan malo, por qué no se prohíbe?

Es una pregunta más que obvia. Por un lado, la FDA no restringe la cantidad de formaldehído que puede estar presente en los cosméticos que se venden en los EE.UU. Por otro lado, la Unión Europea prohíbe más de 0,2 por ciento de formaldehído en los productos de cuidado personal. A primera vista puede parecer que las políticas de la Unión Europea son mejores que los de la FDA, pero no protegen completamente a las personas contra los productos químicos cosméticos que pueden inducir reacciones alérgicas. La UE permite que los productos de cuidado personal contengan hasta 2.000 partes por millón de formaldehído libre. Eso es más que suficiente formaldehído libre para causar dermatitis, una inflamación de la piel que. Incluso bajas concentraciones de formaldehído como 200 a 300 partes por millón han demostrado ser suficientes para desencadenar la dermatitis. Al igual que el formaldehído en sí, los productos químicos que liberan formaldehído son alérgenos.

Partiendo de la base de que la cantidad de formaldehído presente en un producto cosmético es pequeña, podríamos pensar que los riesgos de cáncer podrían considerarse leves. Así que, si mi crema hidratante contiene formaldehído, ¿no debo preocuparme? Bueno, el problema radica en que esta crema no es la única fuente de exposición. También estamos expuestos a formaldehído por muchas otras vías: por los productos de madera prensada, el humo de cigarrillo, los gases de los vehículos y aparatos de combustión sin ventilación, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer y la Agencia de Protección del Medio Ambiente. De esta manera, los productos de cuidado personal que contienen formaldehído contribuyen de forma innecesaria a la exposición de una persona a esta sustancia química - sobre todo porque las investigaciones muestran que los productos cosméticos pueden liberar pequeñas cantidades de formaldehído en el aire poco después de que se apliquen. Y el formaldehído es más peligroso cuando se inhala.

Las alternativas al formaldehído

Los cosméticos necesitan conservantes para prevenir el crecimiento de bacterias. Pero los liberadores de formaldehído no son la única opción. Si quieres una alternativa más segura y saludable opta por los cosméticos ecológicos certificados, que evitan los conservantes químicos de síntesis y utilizan sustitutos más seguros, como el benzoato de sodio. Si quieres evitar el formaldehído en sus productos, revise la etiqueta cuidadosamente, tanto para el propio formaldehído ingredientes como para los siete liberadores de formaldehído comunes mencionados anteriormente.

 Según Greenpeace, en nuestra sangre hay más de 300 sustancias químicas sintéticas que no tenían nuestros abuelos, una de ellas es el formaldehído.

Aún está sin comentarios. Comente ahora esta noticia..

Añadir nuevo comentario